Qué es Integración Funcional

Integración Funcional® es una de las formas en que se aplica el Método Feldenkrais®. En este caso, en una sesión individual, adaptada y personalizada según las necesidades y posibilidades de cada persona. ¿Cómo es una Integración Funcional®? ¿Para qué sirve? ¿Cómo ayuda?

La forma de aplicación del Método Feldenkrais más conocida y generalizada es la clase de Autoconciencia por el Movimiento®, una clase grupal donde mediante consignas verbales la docente guía a otras personas a través de secuencias y procesos de movimiento.

Integración Funcional no es solo una clase de Autoconciencia por el Movimiento dirigida a una sola persona. La sesión de Integración Funcional surge siempre a partir de un deseo, intención o necesidad específica de quien busca aprender. La docente, entonces, desarrolla una lección adaptada a la configuración única de esa persona en particular, en ese momento particular.

Otra diferencia es que en la Integración Funcional el trabajo no es sólo verbal. La docente también utiliza las manos para realizar toques amables y manipulaciones no invasivas que guían el aprendizaje, mientras la alumna se recuesta sobre una camilla o superficie apta para el trabajo. También suele hacerse con la alumna en posición sentada o de pie, según las necesidades. A veces se utilizan distintos tipos de apoyos con el fin de realzar la configuración del cuerpo de la  persona o facilitarle determinados movimientos.

El uso de las manos por parte de la docente del Método Feldenkrais produce una comunicación táctil y cinestética. El contacto comunica a la alumna cómo organiza su cuerpo, cómo puede moverse de acuerdo a patrones más amplios y funcionales y cómo púede reorganizarse en formas nuevas y más eficientes.

El contacto también ayuda a experimentar las conexiones entre distintas partes del cuerpo. Cuando los toques son precisos, la alumna aprende a eliminar el esfuerzo excesivo y a moverse con mayor facilidad y libertad. No se trata de movimientos por el movimiento mismo, sino de patrones de organización del cuerpo en torno a una función o aplicación.

Las lecciones de Integración Funcional pueden estar dirigidas a solucionar un problema específico de la persona que consulta o pueden tener un alcance más amplio. Se crean para observar los caminos neurológicos que determinan cómo una persona se organiza para el movimiento y la expresión.

A veces una sesión de Integración Funcional puede mostrar cómo pueden involucrarse o incluirse otras partes del cuerpo en un movimiento o función. Otras veces, la sesión puede enseñar como abandonar patrones de movimiento extraño o innecesarios asociados con una función.

En todos los casos, la docente necesita ser sensible tanto ante los patrones de organización corporal de la persona que aprende como a sus posibilidades. De esta manera, la alumna puede tomar conciencia de sus usos corporales y realizar elecciones más inteligentes para organizarse de allí en más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.